Seleccionar página

“Las empresas B se caracterizan por tener un triple impacto y lo importante es compatibilizar estos impactos sociales y medioambientales con la ganancia de recursos”. Así lo explica Alfredo Zepeda, Gerente General de la empresa con certificación B, ++Zepeda, que ostenta el cuarto lugar en el ranking Great Place To Work 2016 y que ha quintuplicado sus ventas en cinco años.

 

Alfredo cuenta que el proceso de convertir a ++Zepeda en Empresa B fue difícil, ya que duró casi unos 9 meses. “Para nosotros fue un parto pero estábamos convencidos de que queríamos certificarnos, con lo que sentíamos e intuíamos estábamos claros. Vale la pena hacerlo ya que ser B te hace entender mucho mejor cuáles son tus impactos como empresa”.

 

El empresario también es mentor en el programa Mentores de Impacto, empresa B certificada que tiene por objetivo democratizar el emprendimiento y la innovación social, y así generar un impacto positivo en Latinoamérica y el resto del mundo. “Estamos buscando emprendedores que no solamente busquen generar ingresos, que es algo fundamental, pero que tengan en su ADN ayudar a la gente, y a ellos les estamos otorgando mentorías, que son prácticamente sin costo, y con tremendos profesionales que aportan con su conocimiento al área de mayor debilidad de estos emprendedores”. De hecho, cuenta que su participación como mentor ha sido muy buena, ya que le ha otorgado una visión distinta y más grande del mundo.

 

Las empresas B se caracterizan por tener un triple impacto, esto significa que además de impactar el área económica también cumplen un rol social y ambiental, y lo importante es compatibilizar estos impactos sociales y medioambientales con la ganancia de recursos. Ante esto, Zepeda indica que como empresa B no les ha costado este aspecto, ya que como institución ven que este triple impacto está muy interrelacionado entre sí. “Uno puede ganar dinero haciendo las cosas bien, y también se gana recurso generando un impacto social y preocupándose del medio ambiente. No son caminos paralelos que no convergen. El triple impacto es simultáneo, no son cosas aisladas de la otra”.

Por último, Alfredo valoró proyectos como Semillero B, que busca incentivar la creación de empresas B en la Región de Coquimbo, debido a que cree que son imprescindibles para hacer negocios. “Si bien somos pocos en Chile, unas 100 empresas B funcionales, es la manera en la que le damos sostenibilidad al país completo, no solamente en el área económica. Esto es la forma de hacer familia, de hacer negocios y hacer país”.